A modo de homenaje a las mujeres destacadas  que han cambiado la historia del país, se realizó hoy 8 de agosto, una charla explicativa al personal de la entidad,  con el objetivo de conocer sus aportes y  lucha por los derechos de las mujeres.

La Directora General Encargada, Mary Chin, explicó que“esta serie de relatos muestra a mujeres que han conseguido derribar barreras – con frecuencia, en contextos muy difíciles – y conseguir los objetivos que se habían marcado por los derechos de las mujeres. Su lucha, pasión y  trabajo inspiran a quienes las conocen y serán un modelo para muchas personas” .

La charla, dictada por Mónica García y Nereyda García de la Dirección de Investigación, permitió al personal, conocer  la vida de algunas de ellas, que han dejando su impronta en el rumbo de los acontecimientos del país.

Entre las mujeres presentadas, podemos encontrar a Marta Matamoros, cuya vida estuvo marcada en 1945, cuando dio el paso de afiliarse al extinto Sindicato de Sastres y Similares, del que años más tarde fue su primera secretaria general.

Su mayor logro, del que murió orgullosa en 2005, fue haber llevado a la Asamblea Nacional una propuesta para reconocer el permiso remunerado por maternidad, que terminó incluyéndose en el Código de Trabajo y que hoy en día permanece intacto, además de haber conseguido que a las mujeres no se las pudiera despedir hasta un año después de dar a luz.   Actualmente y en honor a su trayectoria, se realiza la Condecoración Nacional de la Orden Marta Matamoros, para mujeres cuya trayectoria sea sinónimo de ejemplares virtudes ciudadanas  y  aportes al desarrollo del país.

Pero Matamoros, no es la única mujer destacada. La profesora, dirigente social, diplomática y constituyente panameña Gumercinda Paéz,  es otra que destaca en nuestra historia, al ser la primera diputada en la Asamblea Nacional de Panamá y segunda vicepresidenta de la Asamblea Constituyente de Panamá de 1946, siendo la primera mujer en lograr esa posición.

Probablemente, de todos los logros de las mujeres en los últimos 100 años, el derecho al voto sea uno de los más trascendentales. Por eso no podía faltar una sufragista en este homenaje: Esther Neira de Calvo. Fundadora de la “Liga Patriótica Femenina” y primera mujer electa como diputada nacional en la Asamblea Constituyente de Panamá, forma parte de este grupo que aportaron a la lucha de las mujeres por sus derechos. Entre otras causas, luchó por el derecho de la mujer al sufragio, el cual se obtuvo finalmente en Panamá en el año 1945.

Otra de las pioneras, fue Clara González, primera mujer en obtener una licenciatura en Derecho en Panamá y Latinoamérica y jueza del Tribunal Tutelar de Menores creado en 1951.​ Creó también la Escuela de Cultura Femenina (1923-1930), donde tanto otras feministas como ella daban clases de política, historia, civismo y otras materias de interés para el desarrollo profesional y social de las mujeres.

Para culminar, se presentó  la vida de Sara Sotillo, quien participó activamente en la aprobación de la Ley Orgánica de Educación y la Ley de Escalafón, leyes que brindaron estabilidad laboral y una escala salarial unificada a los y las docentes, entre otros beneficios.