La Convención sobre la Eliminación de toda Forma de Discriminación contra la Mujer, CEDAW por sus siglas en inglés, fue aprobada por Naciones Unidas en 1979 y ratificada por 187 países miembros, el 96 % de los existentes. Panamá ratificó este convenio el 22 de mayo de 1981 y entró en vigor el 3 de septiembre del mismo año. [Ver en http:www2.ohchr.org/spanish/law/cedaw.htm ].

Su Protocolo Facultativo [http:www2.ohchr.org/spanish/law/cedaw-one.htm] permite a personas o asociaciones elevar al Comité CEDAW denuncias por violación de la Convención, cuando no encuentren en su país una tutela judicial o administrativa rápida y efectiva y le permite al Comité abrir de oficio un procedimiento de investigación por violación grave o sistemática de la Convención.

La Convención exige a los Estados Partes no discriminar; declarando en su artículo 15 que todo contrato o instrumento que limite la capacidad jurídica de la Mujer “se considerará nulo”, sino que modifiquen el papel tradicional de hombres y mujeres en la sociedad y en la familia. Además de tomar constantemente MEDIDAS PARA ELIMINAR LA DISCRIMINACIÓN, incluso con acciones positivas, las que el artículo 4 define como “medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad”, las que no se considerarán discriminatorias hasta alcanzar los objetivos de igualdad real entre hombres y mujeres.

Su artículo 1 entiende por discriminación “toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo (…) en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera”.

Los siguientes detallan el programa en pro de la igualdad que los estados firmantes deben atender:

  1. No discriminar
  2. Medidas de política
  3. Garantía de los derechos humanos y las libertades fundamentales
  4. Medidas especiales (acción positiva)
  5. Funciones estereotipadas y prejuicios
  6. Prostitución
  7. Vida política y pública
  8. Representación
  9. Nacionalidad
  10. Educación
  11. Empleo
  12. Salud
  13. Prestaciones económicas y sociales
  14. La mujer rural
  15. Igualdad ante la Ley
  16. Matrimonio y familia

La CEDAW es el único tratado de Derechos Humanos que incluye el Derecho de la Mujer “a decidir libre y responsablemente el número de hijos y el intervalo entre los nacimientos y a tener acceso a la información, la educación y los medios que le permitan ejercer estos derechos” (art. 16 e.), obligando a los Estados a incluirlo en su legislación y en el sistema educativo incluir la educación afectivo-sexual (art. 10 h.).

El artículo 5 prohíbe usar la maternidad como pretexto para la discriminación laboral u otras y obliga a reconocerla como función social, en corresponsabilidad de hombres, mujeres y servicios sociales para cuidados de la infancia.