Firma de Convenio INAMU y MI BUS Políticas de empleo para la Igualdad de Género 


Con el  objetivo de avanzar hacia el desarrollo equitativo y sostenible de nuestro país, el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) y la empresa transporte masivo de Panamá (MI BUS) unen sus esfuerzos para la fi­rma de un convenio inicia la puesta en marcha de políticas de empleo para la igualdad de género y el establecimiento de un diseño e implementación de políticas de transporte público más eficientes que aseguren la movilidad de las mujeres en condiciones de igualdad y seguridad.

Sumado a lo anterior y con el ­fin de sensibilizar a la población en general, ambas entidades acuerdan establecer por primera vez la presencia de mensajes en autobuses con el ­fin de contribuir de manera decisiva a la prevención de la violencia de género, generando acciones interinstitucionales que “demuestran el empeño y el compromiso que existe por parte del Estado panameño para disminuir la violencia hacia las mujeres”.

Durante su intervención, la directora del INAMU, Liriola Leoteau, destacó que “esto es parte de la estrategia del INAMU en la promoción de empresas socialmente responsables, un sello institucional que permite la construcción de sociedades más inclusivas e igualitarias hacia el trabajo, fortaleciendo la inserción, la permanencia y el ascenso de las mujeres en el mercado laboral, en condiciones de igualdad”.

Por su parte, el Gerente General de Mi BUS,  Alfonso Penedo señaló, que este convenio, apoya la incorporación de las mujeres al trabajo decente en condiciones de equidad, generando más de 700 oportunidades de empleo en pos del desarrollo sostenible y equitativo, con trabajo decente y calidad de vida, propiciando la no discriminación en todas sus dimensiones

Otro punto importante de este convenio establece el fortalecimiento de habilidades a los y las operadores/as de los distintos patios de esta empresa de transporte público, para capacitar sobre la prevención, atención y sanción de cualquier tipo de violencia hacia las mujeres.  Ello permitirá que el personal operativo del transporte público se fortalezca como agente clave en la prevención, atención y sanción de este tipo de delitos, a ­n de lograr que el transporte público sea un espacio seguro sin violencia para las mujeres y las niñas 

La superación de estos y otros problemas que afectan a las mujeres requiere caminar en la dirección de sociedades más inclusivas e igualitarias. Para ello es prioritario y urgente invertir en la construcción de la igualdad de género, donde la autonomía económica de las mujeres juega un papel fundamental. Y esta se construye con la generación de trabajo decente para las mujeres, con protección social y sistemas para el cuidado.

De acuerdo al informe “Violencia de Género en el Transporte Público, una regulación pendiente” publicado en el julio 2015 por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), señala que al menos seis de cada diez mujeres y en los casos más extremos, nueve de cada diez mujeres, han sufrido actos de abuso y/o acoso en espacios públicos, especialmente en el transporte público.

8 de agosto de 2016 / ORR.PP