historia


El Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) es el resultado de una lucha de las organizaciones de mujeres por lograr una entidad autónoma, hecho que se concreta a través de la incidencia del Consejo Nacional de la Mujer (CONAMU) como entidad que impulsa su creación mediante la Ley 71 del 23 de diciembre de 2008. El Instituto nace como una entidad pública, descentralizada, con personalidad jurídica, patrimonio propio y autonomía administrativa, presupuestaria, financiera y técnica, marcando un hito en el compromiso de la sociedad y el Estado panameño con la igualdad y la equidad de género, así como con la promoción de los Derechos Humanos de las Mujeres.

Uno de los principales propósitos de la Ley que crea la entidad es consolidarla como ente rector de la Políticas Públicas de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres, a fin de articular respuestas que permitan erradicar las condiciones sociales, políticas, económicas, culturales y jurídicas que impiden el pleno goce y desarrollo de los derechos de las Mujeres.

Actualmente el Instituto Nacional de la Mujer  (INAMU) es una institución de referencia obligada en todos los temas relacionados con las Mujeres en Panamá. A través de su desarrollo ha logrado colocar en la agenda pública las demandas de las Mujeres en asuntos de interés central como la violencia de género, la participación política, el empoderamiento, entre otros.

Somos conscientes de nuestro permanente desafío por reducir las brechas de género y alcanzar los Derechos Humanos, la Igualdad, la Equidad y la Justicia para las Mujeres en nuestro país y, por ello, se torna indispensable seguir consolidando el empuje de acciones estatales a favor del avance de las Mujeres.

En este sentido, con la aprobación de la Ley 82 del 24 de octubre de 2013, se establece en su Artículo 5 el Comité Nacional contra la Violencia en la Mujer (CONVIMU), adscrito al INAMU, con la finalidad de conjugar esfuerzos, instrumentos, políticas, servicios y acciones interinstitucionales para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las Mujeres, con funciones de asesoría, seguimiento y fiscalización de las políticas públicas en materia de violencia doméstica contra la Mujer.

Por otra parte, el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) se trazó en 2015 la meta de extender su cobertura de intervención a las Provincias y Comarcas Indígenas del país, a fin de fortalecer el servicio de atención especializada y gratuita para las Mujeres, sobre todo para aquellas que son víctimas de violencia doméstica o potencialmente pueden llegar a serlo. La creación de los Centros del Instituto Nacional de la Mujer (CINAMU), concebidos como espacios o ventanas de oportunidad para la salvaguarda, la autonomía y la transformación de la vida de las Mujeres, ha sido nuestra respuesta al problema arriba descrito, trabajando más de cerca con las ciudadanas de este país, poniendo a su disposición información propicia y oportuna, además de herramientas básicas para su empoderamiento.

Dentro de este contexto, en 2015 se destacan logros administrativos tales como el establecimiento de 77 posiciones aprobadas por el Ministerio de Economía y Finanzas para ser ocupadas en once (11) CINAMU en Provincias y dos (2) en Comarcas Indígenas, con el fin de facilitar la atención a usuarias. Cabe destacar que en las Comarcas Indígenas dicha atención se brinda en su propia lengua. Cinco (5) de los CINAMU se abrieron a partir de octubre de 2015 y el resto en 2016.

En cuanto a la estructura y composición de los CINAMU, los mismos están integrados por un equipo de profesionales que brinda asistencia legal, psicológica y de trabajo social para orientar y acompañar  a las usuarias en sus procesos legales, así como para canalizar casos que requieran el uso de los albergues u otros en las instancias de salud.

El crecimiento de la institucionalidad de las Mujeres es una deuda pendiente con las Mujeres que viven fuera de la capital del país. Los Centros del Instituto Nacional de la Mujer (CINAMU) son la nueva cara de la entidad, con mayor cobertura geográfica y verdadera presencia nacional. En los CINAMU todas las Mujeres tienen la oportunidad de recibir atención ante la vulneración de sus derechos, contando con personal especializado y con la certeza de ejercer su derecho como ciudadanas. Los CINAMU son centros que no se agotan con los temas de violencia, se constituyen, además, como centros de oportunidades para las Mujeres en cada Provincia y Comarca del país.

El INAMU cuenta, a su vez, con otro tipo de espacio para el servicio de atención y cuidado más personalizado de víctimas de violencia de género, en particular la violencia doméstica, concebidos como albergues. Los mismos trabajan coordinadamente con los CINAMU y están ubicados en Chiriquí y Panamá metropolitana, en el caso de los albergues, y una casa de corta estancia en Colón. La meta de gestión en 2015 para dichos lugares fue la  rehabilitación de sus instalaciones, cuyo potencial operativo y funcional no había sido desarrollado a su máximo nivel hasta ese momento. Todo esto se inserta dentro del imperativo de un marco de trabajo institucional al servicio de las Mujeres.

“Haciendo posible lo necesario para las Mujeres”,

Es el lema de la institución (periodo 2014-2019) y se enmarca en un denodado trabajo de abogacía e incidencia al más alto nivel, lo que ha permitido introducir en el discurso gubernamental la afirmación clara de que invertir en asuntos de las Mujeres es un factor que redunda directa y estratégicamente en el bienestar global de la población del país.

Estamos en el mejor momento y nuestra visión requiere de la participación de todas y todos, pues la igualdad entre hombres y mujeres es una pieza central en cualquier progreso, avance o desarrollo que se propongan los países y sus sociedades.